Sobre el proyecto

El Dragón de la Calderona es el proyecto de vida de la escultora Rhea Marmentini con el que lleva a cabo un proyecto de recuperación paisajística experimental a través del arte. Abierto por primera vez al público el 5 de abril del 2008, actualmente alberga una muestra de su obra y un espacio para creación gráfica gestionada por la asociación Cultural el Dragón de la Calderona.

El 2004 Marmentini se encuentra con una antigua cantera de rodeno en las faldas del Parque Natural de la Sierra Calderona en el término municipal de Gilet donde tiene su “visión” y percibe que ese es su sitio. 

Lo que Rhea no sabía entonces era que la elección no obedecía exclusivamente a su voluntad sino que se trataba de la realización de un oráculo pronunciado más de un siglo antes en el monasterio del Santo Espíritu.

Este monasterio franciscano fue construido en el siglo XV y está separado del Dragón de la Calderona por un bosque al que los lugareños llaman el “bosque fantasma”. Existen muchas historias de avistamientos de ovnis, luminarias y apariciones de monjes que transitan con antorchas por el bosque. Los habitantes del lugar lo consideran un sitio muy especial y es habitado desde el neolítico.

Lo cierto es que un famoso monje de este monasterio reveló que el bosque, en el que también se encuentra el Dragón, era mágico y que estaba habitado por personajes que vivían en las piedras y hablaban con voz metálica. Con el paso del tiempo esta predicción se fue perdiendo hasta que Rhea la convirtió en realidad.

Marmentini, al esculpir las criaturas del Dragón, lo que está haciendo es liberar a los seres que viven en las piedras objeto de su arte y su pareja saxofonista de entonces, Perico Sambeat lo que hacía es ponerles la voz metálica del saxo a las criaturas con su música. Se cumple de esta manera la profecía lanzada por el monje del monasterio.

No fue Marmentini quien eligió el lugar donde construir su Dragón sino que fue el Dragón quien la eligió a ella para que le diese vida a él y a las criaturas que habitan en las piedras que se encuentran a su alrededor y les diera voz metálica.

Este mundo mágico se percibe nada más entrar en el lugar a través de la boca de la fiera. Se percibe una atmósfera especial que impregna al visitante hasta bastante después de que termina la visita. Nadie queda insensible al espíritu del Dragón.

blank
blank

Land Art

No se trata de que el Dragón no cause ningún impacto, sino de que el impacto sea positivo. Un lugar en el que podamos experimentar la satisfacción de reposicionarnos como parte esencial del mundo natural. Todo en el Dragón, hasta su último detalle, tiene una inspiración fundamentalmente ecológica y de respeto a la naturaleza.

En realidad, El Dragón de la Calderona puede considerarse como una obra de “Land Art” y arquitectura “Art Brut” inspirada en una filosofía biodinámica.

La Bestia Madre y su Bestiario

“En la creación, si una escultura se rompe, arreglarla es engañarse. Es hacer como si no se hubiese nunca roto en lugar de vivir honestamente la experiencia de la rotura para así poder transformarla en algo que nunca hubiese sido si no hubiera sufrido ese accidente.

Así es también mi Dragón. La herida causada por una antigua cantera en la Sierra Calderona la hice mía en cuanto la vi. Y rápidamente comprendí que quería convertir ese desgarro en la Bestia Madre que visualicé como manera de curarlo. En ese momento comenzó el proceso de poner en marcha un torbellino de aparición de Seres o Bestias, hijos de la bestia madre, que aguardan en las piedras durante millones de años hasta que los libere esculpiéndolos. De esta manera cobran forma para dirigir la evolución de un espacio generoso y respetuoso con nuestro ecosistema.”

blank
blank
blank

El despertar

El Dragón ha estado mucho tiempo dormido debido a un incendio forestal que arrasó el bosque circundante. Durante este tiempo, ha sufrido mucho vandalismo debido a que en redes sociales se pregonaba su visita como una etapa a visitar en las rutas de senderismo existentes en La Sierra de la Calderona. Se han llegado a contabilizar visitas de más de 500 personas los fines de semana. Estas personas entendían que eran libres de coger todo lo que se les ocurriera y uno de los recuerdos favoritos eran las escamas del Dragón.

En noviembre de 2020 Rhea, con la ayuda de Akuna y Alex, decidió despertar al Dragón y rehabilitarlo para convertirlo en un centro de arte en la naturaleza y marco de exposición permanente de su obra.

Se ha constituido la Asociación Cultural del Dragón de la Calderona que es una institución sin ánimo de lucro, con objeto de recaudar fondos para tal fin. Actualmente, esta Asociación Cultural gestiona las obras de rehabilitación y reconstrucción mediante las aportaciones que realizan los mecenas del Dragón.
Paralelamente se organizan días de puertas abiertas en los que se admiten visitantes y se invita a artistas que están desarrollando una variada producción sobre todo de tipo gráfico.

Con el tiempo se irán añadiendo “criaturas” al Dragón mediante la creación de un parque de esculturas en sus aledaños.

blank
El Dragón de la Calderona

blank